La NASA y las terapias electromagnéticas


La N.A.S.A. (National Aeronautics and Space Administration) o lo que es lo mismo la agencia espacial americana lleva años estudiando las terapias de campos electromagnéticos. ¿Por qué? Sencillamente porque en microgravedad los mamíferos pierden aproximadamente un 2% mensual de masa ósea. Esta desmineralización de los huesos se traduce en una simple imposibilidad física de los viajes espaciales largos, puesto que la osteoporosis galopante de los astronautas provocaría la cristalización de los huesos con la consiguiente rotura.

La perdida de masa ósea ya había sido constatada por los rusos desde los primeros viajes fuera de la atmósfera de la Tierra.

Las investigaciones de la NASA sobre fisiología celular en el espacio han estado encaminadas durante los últimos 40 años a decidir contramedidas para todos los problemas fisiológicos con los que se encontrará el ser humano como viajero espacial, en la página 215 del informe habla sobre los PEMF como contramedida para la microgravedad en huesos, músculos y nervios. No voy a enumerar todos los problemas fisiológicos con que se lidia en el espacio, que son muchos aquí pueden ver alguno de ellos.

Centrándonos sólo en la masa ósea y la musculatura, la NASA no sólo ha investigado sobre ellos sino que ha llegado a la conclusión de que los campos electromagneticos pulsados (PEMF) son la mejor contramedida para estos problemas como indican estos informes:

En este primero se estudia la dificultad de efectuar actuaciones tanto de diagnóstico como de tratamiento en caso de una fractura en el espacio y se nombra los campos magnéticos como una solución. En este se propone los campos magnéticos PEMF una contramedida para la perdida de... . En el año 2009 a la NASA llega una investigación sobre plataformas vibratorias, el famoso sistema VIBE, la respuesta fue clara y contundente, textualmente dice asi: "La brecha B 18 ha sido cerrada como resultado de este estudio. El proyecto recomienda la evaluación de otras medidas mecánicas como los campos electromagneticos (PEMF) para mitigar la pérdida de masa ósea"

Pero es que además la NASA ha desarrollado una patente para un equipo de campos electromagnéticos PEMF: patente de un equipo de Campos Magneticos Pulsados de baja frecuencia PEMF.

Por último la NASA ha hecho investigaciones que dieron lugar a este estudio sobre el tejido neuronal tratado con campos eletromagnéticos PEMF: estudio completo y sus conclusiones.

En conclusión la NASA no sólo investiga seriamente los efectos de los campos electromagnéticos pulsados sino que además los promueve y valida sus efectos sobre el tejido muscular, nervioso y óseo.

¿Puede alguien decir que la magnetoterapia y las terapias de campos electromagéticos no tienen base científica? Siempre nos quedará la duda de por qué se duda tanto de su eficacia.